Administracion de fincas blog

Una forma distinta de administrar

Basura electrónica

on 1 febrero, 2018

img_20180128_173157

Tal y como se recoge en el informe Global E-waste Monitor 2017 del programa Ciclos Sostenibles de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos sumaron el pasado año 44,7 millones de toneladas.
Además, tan sólo se recogieron y recuperaron el 20% de los residuos electrónicos, y ello a pesar de que contienen elementos de gran valor como el oro, la plata, el cobre, el platino y el paladino, calculando que los mismos podrían traducirse en un importe superior a los 55.000 millones de dólares.
A la cabeza en generación de este tipo de desechos se encuentran Australia y Nueva Zelanda, con 17,3 kilos por persona.
UNA SEGUNDA VIDA
En este marco, el informe abunda en la necesidad de mejorar el ecodiseño de estos aparatos para facilitar su recuperación y que se prime la reparabilidad de los mismos. A pesar de los avances, la situación sigue siendo preocupante, toda vez que tan solo 41 países cuantifican los residuos de esta tipología que se generan y reciclan. En los que no existe regulación al respecto, estos desechos reciben el mismo tratamiento que el resto, con el riesgo asociado a la hora de gestionar sus elementos tóxicos y peligrosos.
Asimismo, propone que se lleve a cabo una mejora de las mediciones para monitorear objetivos e identificar políticas públicas.

EN ESPAÑA

La producción de basura electrónica es la que más crece actualmente en España, ya que lo hace a un ritmo del 20 por ciento anual, y cada español genera unos 17 kilogramos de desechos electrónicos de media al año. Así lo indica, en un comunicado Black Market, una empresa de productos electrónicos reacondicionados, que destaca que la producción de residuos electrónicos a nivel global crece tres veces más rápido que la media de residuos urbanos, y éste siendo nada respetuoso con nuestro entorno.

Aumento del consumo tecnológico

Las razones que explican esta cantidad de residuos según Black Market son el aumento del consumo de tecnología y un mal tratamiento de los componentes de los aparatos que dejan de utilizarse, ya que “gran parte de los residuos electrónicos terminan acumulándose como chatarra en vertederos donde no se tratan adecuadamente”. El problema de la mala gestión de estos residuos radica en que la inmensa mayoría de los aparatos electrónicos contienen elementos tóxicos muy dañinos para la salud de las personas y para el medio ambiente, como el bromo, el cadmio, el fósforo o el mercurio. Aun así, casi la mitad de los países miembros de la Unión Europea “no cumplen estrictamente con la regulación establecida en la directiva” sobre el tratamiento de estos residuos por las escasas sanciones que se aplican.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/2801158/0/basura-electronica-residuo-que-mas-crece/#xtor=AD-15&xts=467263

Y ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS  FECHA DE PUBLICACIÓ: 25/01/2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 7 = 10